The Barco projectors are just what we needed to add that extra bit of ‘wow’ to the building.

Waldo Franco
CTO at Auditel

Edificar un gran centro cultural donde todos disfruten de las artes: ese era el sueño de la pareja Kirchner, los antiguos presidentes de Argentina. Por eso, en 2015, la antigua oficina de correos de Buenos Aires se remodeló como el Centro Cultural Kirchner (CCK); un edifico de 115.000m² con más de 50 salas de exposiciones individuales, un museo de arte moderno y una asombrosa sala de conciertos.

Iconos del diseño contemporáneo
Edificada con la forma de una ballena, la sala de conciertos Ballena Azul tiene un aforo de 1.800 personas y es el nuevo hogar de la orquesta sinfónica nacional de Argentina. Aparte de su espectacular tamaño, la magia de esta sala reside en el diseño estructural: la sala se suspende en el aire, abarcando la gigantesca área del antiguo edificio. Igualmente impresionante es La Gran Lámpara, que también se suspende del cielo y tiene dos niveles para exhibiciones de arte en el interior. Ambas estructuras combinan la elegancia de la antigua oficina de correos con un apasionante diseño contemporáneo. 24 proyectores de Barco ayudaron a añadir colores e imágenes impactantes a la antigua sala de clasificación.

Proyector asombroso
En palabras de Waldo Franco, Director de tecnología de integrador de sistemas de AV Auditel: “Teníamos una buena relación con los clientes y, aún más importante, muchas referencias de proyecciones de vídeo por todo el mundo, por eso recurrieron a nosotros para diseñar la proyección de vídeo”. Auditel seleccionó una gran cantidad de proyectores HDX-W12 de Barco. Franco: “El HDX es un proyector sencillamente asombroso. Primero, pro la calidad de imagen con la resolución WUXGA es fascinante y ha ampliado las capacidades de mezcla. Además, el HDX-W12 tiene una lámpara xenón con 2.500 horas de vida útil. Por último pero igualmente importante, se usa fácilmente con un controlador DMX o un smartphone o tablet”.

Ese extra de factorsorpresa
En total, Auditel instaló nada menos que 24 proyectores HDX-W12 de Barco en el Centro Cultural. Son 12 los proyectores que visualizan colores, imágenes de vídeo, información, fuentes de eventos en directo, contenido web, etc. en las pantallas curvas de la Ballena Azul y 12 más usan las pantallas de la sala Gran Lámpara como telón de fondo para proyectar informaciones y animaciones. Todos los participantes del proyecto están encantados con el resultado final. “Es uno de los centros culturales más fascinantes que he visto nunca. Los proyectores de Barco son justo lo que necesitábamos para añadir ese extra de factor sorpresa al edificio”, concluía Franco.