Calibración de brillo y color en pantallas murales

Una de las ventajas más valoradas de las pantallas murales de Barco es la tecnología de calibración automática. Esta solución única sincroniza automáticamente los ajustes de color y brillo de la pantalla. Tanto para los paneles individuales como para toda la pantalla mural. El resultado es una mejor experiencia visual garantizada en cualquier momento. Evita los tiempos de inactividad debidos a las frecuentes visitas de intervención para poner a punto los paneles de pantalla mural. En esta página, le contaremos todo sobre la calibración de pantallas murales y sus ventajas.

¿Qué es la calibración de brillo y color?

La calibración es la comparación de una métrica real con una norma de precisión conocida. En el caso de las pantallas y monitores, los parámetros más importantes que hay que calibrar son los ajustes de brillo, color y punto blanco. Esto significa ajustar tanto la salida de luz de la pantalla como los colores primarios.

En el caso de las pantallas independientes tradicionales, incluidos los televisores domésticos, el calibrado es innecesario. La calidad de las pantallas suele ser lo suficientemente buena como para acercarse a la norma. Tanto los colores como el brillo seguirán siendo suficientes para ofrecer una calidad de imagen aceptable. Por tanto, no es necesario utilizar herramientas de calibración. Sin embargo, en el caso de las pantallas profesionales, la calibración es crucial. Las pantallas médicas, por ejemplo, en las que un ligero matiz puede tener graves consecuencias médicas, necesitan realmente una calibración perfecta. Por este motivo, todas las pantallas médicas de Barco incorporan un dispositivo de calibración.

También en las aplicaciones de pantalla mural es necesario un calibrado perfecto, ya que influye en la experiencia de visualización. Los paneles se calibran en fábrica. Esto significa que el mural tendrá normalmente un buen aspecto en el momento de la instalación. Sin embargo, con el tiempo se producen ligeros cambios en el color, el brillo y el contraste. Esto es apenas perceptible en las pantallas independientes, pero cuando los paneles están situados uno cerca del otro, la más mínima diferencia en la percepción del color y el cambio de brillo es claramente visible. Esto resta importancia al mensaje que la pantalla mural quiere transmitir. Sin una calibración perfecta, la pantalla mural completa parecerá desequilibrada.

Tradicionalmente, las pantallas murales deben calibrarse manualmente varias veces al año para mantener un equilibrio perfecto. Se trata de un procedimiento largo y costoso que requiere tiempo de inactividad del sistema. Con la introducción de su conocida solución de calibración automática, Barco ha revolucionado este procedimiento. Ahora la calibración ya no es una carga que requiera mucho tiempo. La calidad de imagen del mural de vídeo se controla automáticamente, y el brillo y el equilibrio de color son perfectos. Esto proporciona la tranquilidad necesaria al personal informático.

Ahora pasamos a la calibración automática del color y el brillo

Barco es pionera en calibración automática. Los primeros productos con opción de calibración automática se introdujeron hace más de 20 años. De hecho, se trataba de monitores profesionales autónomos. Permitían calibrar el monitor con sólo pulsar un botón. La configuración del monitor se ajustaba automáticamente y modificaba el brillo y los colores de la pantalla. Desde entonces, hemos ido perfeccionando el proceso de calibración. Entre los productos que han incorporado la calibración automática se incluyen:

  • Monitores de diseño profesional
  • Monitores LCD de referencia para televisión
  • Pantallas médicas
  • Pantallas murales de vídeo LCD
  • Pantallas de proyección trasera
  • Proyectores de gama alta (diseñados para su uso en aplicaciones combinadas)
  • ...

En el caso de las pantallas murales, la calibración automática se introdujo con el sistema Sense6 en las pantallas murales de retroproyección. Este sistema forma parte de la solución de software de gestión de pantallas murales de Barco (lea todo sobre esta solución única en esta página). El objetivo principal de la calibración de pantallas murales es que las pantallas individuales se calibren en referencia unas a otras. Es decir, no en referencia a un estándar común. Por ejemplo, es perfectamente normal que la potencia luminosa de una pantalla disminuya un poco con el tiempo. En lugar de aumentar los niveles de brillo, es más importante que el brillo esté sincronizado en todos los paneles. De este modo, la pantalla mural permanecerá perfectamente equilibrada.

La lógica del algoritmo de calibración automática de Barco es bastante sencilla. Un espectrómetro de alta calidad detecta la temperatura del color primario y los valores de brillo, y los envía al software de calibración. Allí se analizan los valores y se comparan tanto con los valores estándar como con los valores de las pantallas vecinas. Si es necesario, los ajustes de los colores primarios individuales y el brillo se ajustan a los valores definidos por el software de calibración.

Calibración automática en pantallas murales LCD

Para las pantallas murales LCD, hay sensores integrados en el panel. Estos sensores detectan los ajustes de color y brillo y envían los valores al software de calibración, que se llama Sense X. Este vídeo lo explica todo...

Diferencia entre calibración en tiempo real y calibración continua en tiempo real

Los sistemas de calibración automática de Barco funcionan en tiempo real, lo que significa que la calibración se produce directamente durante el funcionamiento del sistema. La activación del sistema de calibración se produce automáticamente de forma programada o manualmente de forma ad hoc. Normalmente, esto se hace en momentos de baja operatividad. Por ejemplo, por la noche en las salas de control, o cuando no se está emitiendo para los fondos de estudio.

Con Barco UniSee, en cambio, se introdujo la calibración automática continua en tiempo real. Esto significa que la calibración no tiene que activarse y se ejecuta continuamente en segundo plano. Una gran ventaja de esta forma de trabajar es, por ejemplo, cuando se introduce un nuevo panel. Al introducirlo, el sistema empieza inmediatamente a calcular los ajustes óptimos para el panel. Tras una inicialización, adopta automáticamente el perfil de color y los ajustes de brillo perfectos. No es necesaria ninguna acción manual. Este vídeo del procedimiento de sustitución de paneles de Barco UniSee lo muestra claramente. La calibración automática Sense X entra en acción en el minuto 0:57.

Hable con nosotros

Si tiene alguna pregunta o consulta, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Nuestro equipo estará encantado de orientarle.