Productos

¿Qué es un monitor médico?

Un monitor médico es una pantalla que cumple las más altas exigencias para la reproducción de imágenes médicas. Normalmente está dotado de una tecnología especial de mejora de la imagen que garantiza un brillo uniforme durante toda su vida útil, imágenes sin ruido, una lectura ergonómica y conformidad automática con la norma DICOM y otras normas de tipo médico.

Pantallas médicas frente a pantallas comerciales

Las pantallas comerciales ponen énfasis en unas especificaciones que parecen aproximarse a las de las pantallas de uso médico, y a menudo son más económicas. Pero hay que tener en cuenta muchos otros aspectos, además de las especificaciones técnicas. ¿Por qué debería elegir una pantalla médica? En primer lugar, las pantallas médicas ofrecen funciones automatizadas de garantía de calidad y calibración, que garantizan el cumplimiento de las normas médicas en todo momento, así como el máximo tiempo de actividad. Esto es precisamente lo que hace que sean tan fiables. 

Además, el coste total de propiedad de las pantallas médicas suele ser mucho menor que el de las pantallas comerciales, si se tienen en cuenta los costes de instalación y mantenimiento. Y no solo eso: las pantallas médicas reproducen imágenes médicas con una calidad superior y con más lujo de detalles. Es más, ofrecen ventajas importantes en lo que se refiere al flujo de trabajo y la comodidad de lectura y de las imágenes. 

Mayor precisión de lectura

Brillo

Aunque a primera vista parece que las pantallas comerciales más actuales ofrecen un nivel de brillo suficiente, la calidad de la imagen suele degradarse rápidamente con el tiempo. Las pantallas médicas puede alcanzar 1000 cd/m² o más, pero lo que es más importante, su potencia de luminancia sigue siendo siempre la misma con el paso del tiempo. Esto significa que queda garantizado el cumplimiento de la norma DICOM 3.14 en todo momento. 

Ruido 

Muchos sistemas de uso médico resuelven los problemas de ruido mediante la incorporación de tecnologías de uniformidad integrada. Estas tecnologías ofrecen un brillo uniforme y una presentación mejorada de la escala de grises, garantizando así una mejor visualización de las anomalías más sutiles en las radiografías. 

Ángulo de visualización 

Las pantallas médicas cumplen totalmente las directrices del Colegio Americano de Radiología (ACR, por sus siglas en inglés) en toda la pantalla, conservando un mínimo de 350 cd/m², una elevada relación de contraste y unos excelentes valores de color en distintos ángulos de visualización.

Comodidad y flujo de trabajo de lectura

Imágenes multimodales

Muchas pantallas médicas se han diseñado específicamente para la visualización de imágenes multimodales. El tamaño de la pantalla permite la visualización de imágenes en varias modalidades (tanto en color como en escala de grises) en una sola pantalla, ofreciendo la posibilidad de realizar comparaciones en paralelo y fusiones de imágenes al momento, sin tener que cambiar de pantalla.  

Lectura ergonómica

Según un estudio realizado por The MarkeTech Group, el 87 % de los radiólogos siente algún tipo de incomodidad física al leer imágenes. Algunas pantallas médicas tienen funciones integradas (por ejemplo, para controlar la luz ambiente o para potenciar el brillo de la pantalla) y un cristal antirreflectante para mejorar la ergonomía de la lectura. 

Algunas de las mejores pantallas médicas se han diseñado específicamente para representar imágenes dentro del campo de visión óptimo, a fin de mantener la agudeza visual con el mínimo esfuerzo. Además, las pantallas médicas suelen tener un mayor tamaño para poder visualizar las imágenes en pantalla completa en una sola pantalla, sin tener que ampliarlas o desplazarse por ellas. La capacidad de ajustar a escala de muchas pantallas médicas facilita una lectura más eficiente y ergonómica.

Una pantalla médica diseñada para presentar imágenes dentro del campo de visión idóneo para el radiólogo.

Conclusión

Se prefiere el uso de pantallas médicas en lugar de monitores comerciales a la hora de visualizar imágenes médicas. El motivo es sencillo: las pantallas médicas cumplen con los requisitos establecidos de calidad de imagen, normativas médicas y garantía de calidad.